SECOMCyC señala que el uso de la mascarilla oculta uno de los primeros signos detectables del maltrato a la mujer

Compartir

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra el 25 de noviembre, desde la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial y de Cabeza y Cuello (SECOMCyC) se unen a los colectivos médicos que habitualmente tratan en situaciones de violencia contra la mujer, señalando que "debemos estar aún más atentos a los pequeños síntomas, ya que muchos de ellos van a esconderse no sólo tras las paredes de las casas, sino tras una mascarilla facial".

Las estadísticas y los datos aportados por diversas organizaciones apuntan a un aumento de las denuncias y peticiones de ayuda por violencia contra la mujer en el periodo de la pandemia, especialmente durante el confinamiento.

Aunque los programas de ayuda y las diversas herramientas que permiten a la mujer lanzar este grito de socorro para denunciar y huir de sus situación de víctima han demostrado que son muy útiles, muchas de las víctimas no denuncian o lo hacen tarde, a veces demasiado...

El Colegio de Farmacéuticos y los diversos gobiernos autonómicos han puesto en marca una campaña bajo el lema "MASCARILLA 19", un proyecto que se ha sumado a la atención telefónica y telepática durante este tiempo tan anómalo.

"Sin embargo, puede resultar curioso que, aunque 'MASCARILLA 19', es el mensaje de ayuda, realmente el uso de la mascarilla en este colectivo víctima de violencia a veces está impidiendo que el entorno de la mujer ayude o detecte precozmente la situación que vive", aseguran desde SECOMCyC.

Añaden que "las lesiones faciales han sido y siguen siendo en muchos casos muy distintivas de la violencia de género en la mujer. Traumatismos nasales, malares y bucales son extremadamente frecuentes en este contexto de maltrato y muchas veces suponen el primer signo por el que el entorno de la mujer conoce la situación". Desde SECOMCyC destacan que "este aspecto es bien conocido por los cirujanos orales y maxilofaciales, que tradicionalmente atienden a los pacientes víctimas del maltrato por presentar de forma prevalente lesiones faciales. Sin embargo, durante el tiempo del COVID la atención hospitalaria a las mujeres maltratadas ha disminuido de forma significativa y muchas veces el maltrato es diagnosticado en fases más tardías donde ya se aprecian los hematomas en fase de reabsorción, excoriaciones en proceso de epitelización y fracturas ya consolidadas especialmente a nivel de huesos propios".

En este sentido, desde SECOMCyC señalan que "con el uso generalizado de la mascarilla, el agresor siente que las consecuencias del maltrato pasan más desapercibidas y quizás se siente aún más protegido".

 

 

 

Dejar una respuesta

 

 


  1. Responsable: VERSYS EDICIONES TÉCNICAS, S.L.
  2. Finalidad: Gestionar los comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de VERSYS EDICIONES TÉCNICAS, S.L., que es la empresa que provee el servicio de alojamiento web a oleorevista.com, dentro de la UE. Puedes ver la política de privacidad de VERSYS EDICIONES TÉCNICAS, S.L. en la siguiente URL:Política de privacidad
  5. Derechos: Por supuesto tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.