Implantes unitarios de diámetro reducido (3 mm) en casos de atrofia horizontal y distancia mesio-distal de menos de 8 mm. Serie de casos con un seguimiento de 10 años

574
Compartir
Figuras 1-2. Imágenes iniciales de la paciente donde podemos observar la ausencia de un incisivo lateral izquierdo con un espacio mesio-distal protésico ligeramente reducido. Figura 3. Con la radiografía periapical con paralelizador puede observarse además que el espacio a nivel óseo (quirúrgico) es menor aún.
Figuras 1-2. Imágenes iniciales de la paciente donde podemos observar la ausencia de un incisivo lateral izquierdo con un espacio mesio-distal protésico ligeramente reducido. Figura 3. Con la radiografía periapical con paralelizador puede observarse además que el espacio a nivel óseo (quirúrgico) es menor aún.

En el presente estudio se muestran una serie de casos (de atrofia horizontal y distancia mesio-distal de menos de 8 mm) rehabilitados de forma unitaria con implantes estrechos con un seguimiento de 10 años. El resultado de este análisis demuestra que los implantes de diámetro reducido pueden ser empleados con seguridad y de forma unitaria en casos donde el diámetro mesio-distal disponible para la inserción del implante sea menor del habitual y exista además una atrofia horizontal concomitante en el caso.

Dr. Eduardo Anitua

Introducción

Los implantes “estrechos” son aquellos de menos de 3,75 mm de diámetro que se encuentran indi­cados para resolver atrofias horizontales (feruliza­dos) o como implante unitario para la reposición de dientes con espacio mesio-distal reducido y po­ca carga masticatoria como el caso de los incisivos laterales maxilares y los incisivos mandibulares¹´².

La supervivencia de estos implantes se sitúa en ci­fras desde el 90% hasta el 97%. Un estudio publi­cado al respecto en combinación con técnicas de Split les da una supervivencia a estos implantes del 97%, cifra similar a los implantes de diámetro con­vencional³. Revisiones sistemáticas que valoran la supervivencia de implantes de diámetro reducido (menor de 3 mm) encuentran una tasa de supervi­vencia para estos implantes superior al 90% en un período de seguimiento de 1 a 3 años, siendo mayor la tasa de supervivencia (93,8%) para los implan­tes de diámetros entre 3 y 3,25 mm (con un segui­miento de 1 a 5 años)⁴. Otros estudios, en cambio, como el publicado por Ortega-Oller y Cols en el que se realiza un meta-análisis de los implantes estre­chos (con diámetro menor a 3,3 mm) les atribuyen un riesgo de fracaso mayor que implantes de mayor diámetro. Estos datos podrían encontrarse influen­ciados por variables como el tipo de prótesis, la su­perficie del implante y el tiempo de carga tras la in­serción del implante⁵.

Los implantes estrechos son por lo tanto una co­rrecta alternativa de tratamiento para casos de es­pacios mesio-distales reducidos y con extrema reabsorción horizontal, aunque existen pocos estu­dios que evalúen las situaciones más críticas (im­plantes de 3 mm de diámetro) a largo plazo.

En el presente estudio mostramos una serie de ca­sos rehabilitados de forma unitaria con estos im­plantes con un seguimiento de 10 años.

Material y métodos

Se recogieron datos de forma retrospectiva en casos de implantes estrechos unitarios de 3 mm de diá­metro con un espacio mesio-distal para la rehabili­tación comprometido (menos de 8 mm) desde mayo de 2007 hasta enero de 2009. Los datos fueron re­colectados de una única clínica en Vitoria, España.

La principal variable estudiada fue la superviven­cia de los implantes y como variables secundarias se han estudiado, la estabilidad del hueso crestal, las complicaciones protésicas y la supervivencia de las prótesis.

Todos los pacientes fueron estudiados antes de la inserción de los implantes mediante modelos diag­nósticos, exploración intraoral y realización de un TAC dental (Cone-beam) analizado posteriormente mediante un software específico (BTI-Scan II).

Antes de la inserción de los implantes se utilizó una pre-medicación antibiótica consistente en amoxici­lina 2 gr vía oral una hora antes de la intervención y paracetamol 1 gramo vía oral (como analgésico). Posteriormente los pacientes prosiguieron con un tratamiento de amoxicilina 500-750 mg vía oral ca­da 8 horas (según peso) durante 5 días. Posterior­mente, los pacientes acuden cada 6 meses a la rea­lización de radiografías panorámicas de control y sobre estas radiografías se realizan las mediciones necesarias para comprobar la estabilidad y remode­lación del hueso a nivel de la elevación transcrestal.

Para la estimación de la pérdida ósea marginal se tomó como referencia una longitud conocida en las radiografías (longitud del implante) para calibrar de ese modo las mediciones realizadas en estas radio­grafías. A partir de la calibración el software utilizado calcula las mediciones reales (Sidexis XG; Sirona Dental Systems, Bensheim, Germany). La pérdida ósea crestal marginal se calculó midiendo desde el hombro del implante hasta el primer sitio donde el contacto hueso implante fuese evidente. La referen­cia para comparar los registros radiográficos y de este modo estimar la pérdida ósea producida en ca­da uno de los pacientes fue la radiografía realizada en el momento de inserción de la prótesis. Esta ra­diografía se utilizó por lo tanto como punto de par­tida para todas las medidas posteriores. Las com­plicaciones biológicas y protésicas se objetivaron mediante la revisión de los registros de la historia clínica de los pacientes. Se consideraron como cri­terios de fracaso de las prótesis la pérdida de reten­ción (atornilladas), fractura de alguno de los com­ponentes de la prótesis, fractura del implante o de la prótesis y rotura de la cerámica.

Análisis estadístico

El implante fue la unidad de análisis para la esta­dística descriptiva en cuanto a la localización, di­mensiones del implante, y mediciones radiográfi­cas. El paciente fue la unidad de medida para el análisis de la edad, sexo y la historia médica.

Fue realizado un test de shapiro-Wilk sobre los da­tos obtenidos para constatar la distribución normal de la muestra.

Las variables cualitativas se describieron mediante un análisis de frecuencias. Las variables cuantitati­vas se describieron mediante la media y la desvia­ción estándar. La supervivencia de los implantes se calculó mediante el método de Kaplan-Meier. Los datos fueron analizados con SPSS v15.0 para win­dows (SPSS Inc., Chicago, IL, USA).

Resultados

Fueron reclutados un total de 5 pacientes en los que se insertaron 6 implantes que cumplieron los crite­rios de inclusión anteriormente mencionados.

Todos los pacientes fueron mujeres con una edad media de 42,17 años (+/- 15,21) en el momento de la inserción del implante. El torque inicial de los im­plantes insertados medido en el momento de la ci­rugía fue de 42,5 de media (+/- 25,44) y la medida de ostell en el momento de la inserción fue de 51,66 de media (+/- 30,27). Ninguno de los pacientes fue fumador ni presentaron bruxismo o hábitos para­funcionales. Los implantes fueron insertados mayo­ritariamente en posición 22 (50%), siendo las otras posiciones 11, 12 y 31 con un 16,7% cada una de ellas. Todos los implantes fueron de 3 mm de diá­ ­metro y cinco de ellos con una longitud de 13 mm siendo uno de ellos de una longitud de 11,5 mm. To­dos los implantes fueron de plataforma estrecha y conexión externa (hexagonal). En todos los casos existían dientes adyacentes a ambos lados del im­plante insertado con una distancia mesio-distal re­ducida que no superase los 8 mm siendo la media 7,50 mm (+/- 0,90). El tipo óseo se dividió entre ti­po II en tres de los casos y tipo III en los otros tres casos restantes. En la mayoría de los casos se em­pleó injerto óseo para corregir la atrofia horizontal presente, colocándose injerto en la zona vestibular en todos los casos menos uno. El tipo de injerto uti­lizado fue hueso liofilizado + PRGF-Endoret en 4 de los casos (66,7%) y una mezcla de hueso autó­logo + hidroxiapatita bovina + PRGF-Endoret en uno de los casos (16,7%). Además, en tres de los implantes insertados se realizó la técnica de expan­sión de cresta para poder insertar el implante, debi­do a la extrema reabsoción ósea horizontal. Todas las prótesis fueron unitarias y no existió ninguna complicación protésica en el período de seguimien­to. Los implantes se rehabilitaron en una segunda fase quirúrgica a los tres meses en la mandíbula y a los 6 meses en el maxilar superior, y las prótesis fueron atornilladas confeccionadas en metal-cerá­mica (100%). El tiempo de seguimiento de los im­plantes en todos los casos fue de 10 años como mí­nimo, existiendo dos casos con un seguimiento de 11 años tras la carga.

La media de la pérdida ósea mesial tras la carga fue de 0,43 mm (+/- 0,94) y la media de la pérdida ósea distal tras la carga fue de 0,27 mm (+/- 1,03).

En las figuras 1-18 se muestra uno de los casos in­cluidos en el estudio.

Discusión

La tasa de supervivencia de los implantes estrechos a largo plazo ha sido evaluada en algunos estudios, estableciéndose a los 8 años una supervivencia de 96,9% para implantes estrechos ferulizados a otros implantes en su mayoría⁶. Otros estudios que eva­lúan a largo plazo estos implantes en zonas estéti­cas (como el caso de nuestro estudio) reportan una supervivencia del 100% como la descrita en nues­tro caso con un seguimiento de entre 3 y 14 años⁷, cifras similares a las reportadas por nuestra serie de casos, aunque existe mucha variabilidad en el período de seguimiento, ya que los implantes estu­diados podrían encontrarse en el rango de 3 o de 14 años, y la media de la supervivencia se realiza pa­ra todos ellos. En nuestro estudio, todos los implan­tes presentan al menos un seguimiento de 10 años, lo que hace más homogénea la muestra.

Según una reciente revisión sistemática publicada al respecto⁸ de los implantes estrechos, los implan­tes evaluados en nuestra serie de casos se engloba­rían en la categoría “2” donde se estudian por sepa­rado los implantes de 3 a 3,25 mm de diámetro. Esto homogeniza los implantes estudiados, tal como he­mos querido hacer en nuestros datos donde todos los implantes son de 3 mm eliminando otros diámetros que pueden hacer variar las cifras de éxito y pueden marcar diferencias en el comportamiento biomecá­nico. En esta revisión, se fija la supervivencia para los implantes de categoría “2” en 97,3 ± 5%, no es­tableciéndose diferencias significativas en la super­vivencia de estos implantes comparados con los de la siguiente categoría (categoría 3- implantes de 3,3 a 3,5 mm) por lo que podemos constatar que estos im­plantes tienen un comportamiento similar a implan­tes de mayor diámetro y plataforma reducida, sien­do igual de predecibles en cuanto a supervivencia.

En cuanto a la disminución del espacio mesio-dis­tal para la inserción del implante, en nuestro caso, no ha supuesto un hecho desfavorable para el incre­mento de la pérdida ósea ni para el fracaso del im­plante, siendo todos los casos rehabilitados menores de 8 mm lo que hace que el espacio diente-implan­te se encuentre por debajo de los parámetros habi­tuales recomendados. El estudio de Trbakovic et al publicado con implantes estrechos (3 y 3,3 mm) en zonas interdentales reducidas (distancia diente-im­plante entre 1 y 1,6 mm) arroja una supervivencia de 97,2% sin incidencias en los dientes adyacentes, concluyendo que estos implantes de diámetro redu­cido pueden situarse más cerca de los dientes adya­centes, variándose así la distancia de seguridad y estando indicados por lo tanto estos implantes para estas distancias mesio-distales reducidas.

Conclusiones

Los implantes de diámetro reducido pueden ser emplea­dos con seguridad y de forma unitaria en casos don­de el diámetro mesio-distal disponible para la inserción del implante sea menor del habitual y exista además una atrofia horizontal concomitante en el caso.

Descargar artículo completo

También puede consultar el número 48 de DM El Dentista Moderno.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta


  1. Responsable: DIGITAL NEWSPAPERS, S.L.
  2. Finalidad: Gestionar los comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de DIGITAL NEWSPAPERS, S.L., que es la empresa que provee el servicio de alojamiento web a eldentistamoderno.com, dentro de la UE. Puedes ver la política de privacidad de DIGITAL NEWSPAPERS, S.L. en la siguiente URL: http://www.eldentistamoderno.com/politica-de-privacidad/
  5. Derechos: Por supuesto tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.