“Entre los objetivos prioritarios de la SECIB está lograr la creación de la especialidad de Cirugía Bucal en España”

258
Compartir
Dr. Miguel Peñarrocha, presidente de SECIB. FOTO: SECIB
Dr. Miguel Peñarrocha, presidente de SECIB. FOTO: SECIB

El 3 de marzo de 1994 se funda la Sociedad Española de Cirugía Bucal (SECIB). Con una historia de 25 años de trayectoria, SECIB ha ido adaptándose a nuevos retos y cambios en la profesión odontológica que han sabido superar. Desde el I Congreso Nacional en la Ciudad de Santiago de Compostela en 1999 con 397 socios al que este año se celebrará los días 24 al 26 de octubre en la ciudad de Sevilla y que será su XVII Congreso con más de 1.600 socios. El Dr. Cosme Gay Escoda, fundador y expresidente de SECIB, y el Dr. Miguel Peñarrocha, presidente de SECIB, realizan un repaso de la historia de la Sociedad a lo largo de su historia y los retos que se plantean de cara al futuro.

DM.- Este año se celebra el 25 aniversario de la creación de la Sociedad Española de Cirugía Bucal (SECIB). ¿Cómo y en qué contexto surgió la idea de crear una sociedad como SECIB?
Dr. Cosme Gay Escoda (C.G.E.).-
La Ley 10/1986 de 17 de marzo (BOE nº 68 de 20 marzo de 1986), sobre odontólogos y otros profesionales relacionados con la salud buco-dental, supuso el restablecimiento de la profesión de odontólogo de acuerdo con los criterios vigentes en los países de la Unión Europea (UE), igual como sucede en la inmensa mayoría de países del mundo.

La reinstauración de la Odontología se hizo de forma impuesta para entrar en la UE y todos los poderes fácticos del país -universidades, colegios profesionales y Consejo General, sociedades científicas, etc.- estaban en contra de esta decisión del Gobierno de España. Estas entidades defendían la Estomatología instaurada tras el triunfo del golpe de estado del General Franco, en la que los dentistas tenían que ser especialistas tras terminar la Licenciatura en Medicina (médicos estomatólogos).

Este proceso de desarrollo de la Odontología fue muy difícil y traumático porque los poderes fácticos influyeron con toda su fuerza para que la Odontología tuviera un “parto” lo más complicado posible y pusieron todo tipo de obstáculos para que no pudiéramos imponer un modelo de éxito.

Un grupo reducido de profesores luchamos para que la Odontología naciera con todos sus derechos y deberes, pero tras 33 años, no se ha conseguido, ni que exista la especialidad oficial de Cirugía Bucal, aunque la Ley 10/86 ya reconocía que debería implementarse de acuerdo con las Directivas Comunitarias.

En las reuniones de profesores de Cirugía Bucal de las universidades públicas españolas que convocaba el Prof. Dr. Manuel Donado Rodríguez, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), y en las reuniones de la Conferencia de Decanos de las Facultades de Odontología que presidía el Prof. Dr. Juan Pedro Moreno (UCM), a las que acudía por ser el decano de la Facultad de Odontología de la Universidad de Barcelona, existía una gran preocupación por defender y potenciar las atribuciones y competencias profesionales de los nuevos odontólogos.

“Han pasado 33 años desde la reinstauración de la Odontología en España y, para vergüenza de todos, aún no se han conseguido implementar las especialidades oficiales de la Odontología”, asegura el Dr. Cosme Gay Escoda, fundador y expresidente de SECIB

En una reunión celebrada en la Facultad de Odontología de la UCM, en el año 1993, quedó patente el peligro que corrían las competencias quirúrgicas de los nuevos odontólogos, hecho que reconocieron todos los profesores de Cirugía Bucal de las universidades españolas.

La Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial (SECOM) no consideraba la posibilidad de que los odontólogos con dedicación a la Cirugía Bucal pudieran ser miembros titulares y que tuvieran acceso a los máximos cargos directivos, ya que solo podían acceder a ser miembros asociados de segunda categoría, sin igualdad de derechos y deberes como los médicos especialistas en Cirugía Oral y Maxilofacial. Conjuntamente con el Prof. Dr. Manuel Donado, enviamos dos cartas, separadas por un mes aproximadamente, al presidente de la SECOM, pidiéndole que incluyera a los odontólogos dentro de esta Sociedad de una forma digna e igualitaria, pero no tuvimos ninguna respuesta. En estos momentos, la SECOM se ha convertido en la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial y de Cabeza y Cuello con lo que se ha desvinculado completamente de la Odontología. Sería bueno recordar que en la mayoría de países civilizados la Cirugía Oral y Maxilofacial es una especialidad de la Odontología.

En esta reunión en la UCM del año 1993 ya se consideró que era claro que no había una sociedad científica en España que representara y defendiera las legítimas aspiraciones quirúrgicas de los odontólogos, aunque no se llegó a ninguna decisión al respecto. El Prof. Dr. Leonardo Berini Aytés y yo acudimos el 3 de marzo de 1994 al notario de la ciudad de Barcelona el Sr. Josep Mª Valls Xufré y firmamos la escritura de constitución de la Sociedad Española de Cirugía Bucal (SECIB).

Tras los trámites burocráticos pertinentes, a principios de 1995, se produjo la inscripción y el visado de los Estatutos de la SECIB en el registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia e Interior con el número nacional 139.527.

En la siguiente reunión de profesores de Cirugía Bucal de las Universidades españolas, a mediados del año 1996 se llegó a la conclusión por unanimidad de la necesidad de crear la Sociedad Española de Cirugía Bucal. Yo comenté que esta sociedad ya estaba constituida desde el año 1994 y que la ponía a disposición de todos para activarla y potenciarla. En esta misma reunión se formó una Comisión Gestora para desarrollar la SECIB y adecuar los Estatutos a las necesidades detectadas. Esta Comisión Gestora estaba presidida por mí y, tras tres reuniones en Barcelona, Madrid y Sevilla, organizó la primera Asamblea General de la SECIB en el año 1997, en la que se eligió la primera Junta Directiva, que presidió el Prof. Dr. Manuel Donado Rodríguez, y el primer Congreso se celebró en mayo de 1999 en la ciudad de Santiago de Compostela, presidido por el Prof. Dr. José Mª Suárez Quintanilla.

DM.- ¿Cuál ha sido la trayectoria de la Sociedad a lo largo de sus 25 años de historia?
Dr. Miguel Peñarrocha (M.P.).-
SECIB tiene 25 años de andadura, es una sociedad madura, con historia, que actualmente está formada por muchos hombres y mujeres, la mayoría, jóvenes. Nació desde la Universidad y se extendió al resto del colectivo, con la idea de integrar a los dentistas que se desarrollan profesionalmente en el campo de la Cirugía Bucal.

Actualmente los congresos y reuniones científicas de SECIB permiten a los socios aprender nuevas técnicas y llevar los mejores tratamientos a los pacientes; además de facilitar la comunicación entre todos nosotros, “germanor” y “networking”, para unirnos con los compañeros de viaje de la Cirugía Bucal española. SECIB también aporta valor a sus socios con publicaciones como la revista Medicina Oral, Patología Oral y Cirugía Bucal, los protocolos de tratamiento de pacientes o las guías de práctica clínicas, así como con los cursos de formación continuada.

“La actividad odontológica en España está pasando por una grave crisis, sin que aparezca ninguna señal de mejora; debemos unirnos entre nosotros y transmitir a la Administración que es urgente encontrar una solución”, señala el Dr. Miguel Peñarrocha, presidente de SECIB

Para las empresas colaboradoras, SECIB es un sitio donde estar al lado los profesionales de la Odontología. Hay que reconocer la importante función de las compañías para mejorar la utilización de sus productos por los odontólogos. La industria, con la producción, desarrollo e investigación de materiales e instrumentos para la cirugía bucal, es básica en la actividad clínica de la profesión.

DM.- SECIB está haciendo un trabajo excepcional para apoyar Medicina Oral, Patología Oral y Cirugía Bucal.
Dr. M.P.-
La revista Medicina Oral, Patología Oral y Cirugía Bucal es el órgano oficial de la Sociedad Española de Cirugía Bucal y claro que la apoyamos sin ningún tipo de fisuras. Es la mejor revista española si se habla en términos de presencia en índices internacionales, la única revista española de Odontología con factor de impacto en JCR.

DM.- Teniendo en cuenta que nuestro país es uno de los pocos que no cuentan con especialidades, ¿cuál es actualmente la visión de SECIB sobre la creación de las especialidades dentales en España?
Dr. M.P.-
Entre los objetivos prioritarios de la SECIB está lograr la creación de la especialidad de Cirugía Bucal en España. Todos los estados europeos disponen de la especialidad (menos España). Uno de los objetivos fundamentales de la SECIB es dar los pasos necesarios para equiparar a España con el resto de los países europeos. Ello posibilitaría que los especialistas en Cirugía Bucal pudieran obtener plazas de cirujanos bucales en el sistema sanitario público, contribuyendo a trabajar para una mejor la salud pública de los españoles, y permitiría que los cirujanos bucales españoles pudieran trabajar con esta cualificación en los países europeos que reconocen la especialidad en Cirugía Bucal (que son todos menos nosotros).

DM.- ¿En qué momento se encuentra la “especialidad de Cirugía Bucal” dentro del marco institucional de la Odontología? ¿Por qué fórmula apostarían para su desarrollo en nuestro país?
Dr. C.G.E.-
La especialidad oficial de Cirugía Bucal existe en todos los países de la UE, excepto en España. Este dato ya deja claro en qué situación estamos y en la dificultad que existe para obtener el reconocimiento de la especialidad en España a pesar de los esfuerzos de la SECIB.

Dr. Cosme Gay Escoda, fundador y expresidente de SECIB. FOTO: SECIB
Dr. Cosme Gay Escoda, fundador y expresidente de SECIB. FOTO: SECIB

El Comité Consultivo para la Formación de Odontólogos elevó a la Comisión de las Comunidades Europeas (actual UE), la necesidad de regular las especialidades de la Odontología, dando lugar a la Directiva Odontológica 78/686/CEE de 25 de julio de 1978, que reconoce la Cirugía Bucal y la Ortodoncia como especialidades de la Odontología. El 20 de noviembre de 1985 el Comité para la Formación de Odontólogos aprobó los campos de actividad y los programas de formación para que los odontólogos pudieran acceder a las dos especialidades de la Odontología (Directiva III/D/1374/5/84). Posteriormente se han publicado numerosas directivas, como por ejemplo las destinadas a facilitar el ejercicio del derecho de establecimiento y libre prestación de servicios en los países de la UE.

Han pasado 33 años desde la reinstauración de la Odontología en España y, para vergüenza de todos, aún no se han conseguido implementar las especialidades oficiales de la Odontología, porque los diferentes gobiernos de la nación no han prestado el más mínimo interés y porque los poderes fácticos antes nombrados han puesto todas las barreras imaginables, aunque la mayoría de las veces, de cara a la profesión, daban su apoyo, pero por detrás ponían todas las pegas posibles.

El modelo que debe seguir la especialidad odontológica de Cirugía Bucal es la que marca la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) y habrá que crear una comisión dependiente de los Ministerios de Sanidad y de Educación para crear la figura del Odontólogo Interno y Residente (OIR) que planteará todos los requisitos y controles que se deben seguir.

Debemos copiar y mejorar el sistema MIR (Médico Interno y Residente), con un proceso de selección más justo y menos peso de la capacidad memorística, que los centros que controlen la formación del OIR estén vinculados a una Facultad de Odontología que disponga de los medios docentes, de investigación y de actividad clínica que permita dar una formación completa, con un director-profesor ordinario de Cirugía Bucal con un mínimo de 3 tramos de investigación y que al final de los 3 años de formación (uno de ellos podría ser troncal para todas las especialidades) se realice un examen nacional teórico-práctico para evaluar si se han alcanzado los objetivos previstos.

DM.- Usted es catedrático con una larga trayectoria en el mundo académico. ¿Qué opina sobre la plétora profesional que sufre la Odontología en España?
Dr. M.P.-
La actividad odontológica en España está pasando por una grave crisis, sin que aparezca ninguna señal de mejora, por varias razones:

  1. El número incontrolado y excesivo de profesionales. Somos 37.000 dentistas en activo, 4.000 pendientes de homologación, y salen 1.400 nuevos al año, con una población que decrece de un modo alarmante y que no es de las que más acude al dentista en Europa.
  2. La actividad profesional odontológica, en España, se puede ejercer tanto en sociedades profesionales de odontólogos y como en sociedades mercantiles, cuando debiera ser que las clínicas dentales fueran de los dentistas. En España hay unas 26.000 clínicas, y con la aparición de las cadenas y los seguros que van creciendo cada año, presumiblemente se tendrán que cerrar muchas clínicas en un futuro cercano.
    Lo más importante de este punto es que debemos unirnos entre nosotros y transmitir a la Administración que es urgente encontrar una solución. Debemos hacer entender a los odontólogos que trabajan especialmente en Cirugía Bucal que en España la SECIB es la Sociedad que se alinea con sus intereses.

DM.- Usted, Dr. Gay Escoda, fue el primer decano de la Facultad de Odontología de la Universidad de Barcelona. Echando la vista atrás, ¿cómo ve la evolución de la Odontología hasta la actualidad? ¿A qué retos se enfrenta?
Dr. C.G.E.-
Sí, fui el primer Decano de la Facultad de Odontología de la Universidad de Barcelona durante 2 mandatos de 3 años cada uno, con experiencias agridulces, porque aprendí muchas cosas sobre la gestión universitaria y conseguimos poner en marcha un Centro de Educación Superior que se pareciera el máximo posible a una Facultad de Odontología bien organizada y con altas prestaciones docentes y de investigación, gracias al soporte del Prof. Dr. Josep Mª Bricall, rector de la Universidad de Barcelona, pero con la resistencia o la clara oposición de los que no querían salir de su zona de confort.

La evolución de los estudios de Odontología ha sido muy negativa porque, con los años, los planes de estudio (actualmente el 3º y está en preparación el 4º) han disminuido las horas lectivas de prácticamente todas las asignaturas, menos de Ortodoncia y de Prótesis, lo cual ha derivado en que la preparación de los futuros odontólogos es cada vez peor, por ejemplo, en Cirugía Bucal. Actualmente tenemos la mitad de horas (créditos ECTS) del primer plan de estudios, con lo cual nos hemos visto obligados a reducir el temario y las horas de prácticas preclínicas y clínicas.

“El reto fundamental es conseguir que se imponga una formación de máxima calidad y con un alto nivel de exigencia para conseguir profesionales que puedan luchar por alcanzar la excelencia profesional”, señala el Dr. Cosme Gay Escoda, fundador y expresidente de SECIB

Si a este hecho unimos el descenso en el nivel de exigencia en las evaluaciones, lo que nos queda es que los egresados actuales tienen una formación muy deficiente en relación con la de las primeras promociones.

El reto fundamental que nos interesaría conseguir es que se imponga una formación de máxima calidad y con un alto nivel de exigencia para conseguir profesionales que puedan luchar por alcanzar la excelencia profesional.

Nuestra propuesta (que ya planteamos en 1986) es que el Grado de Odontología constara de 2 ciclos de 3 años cada uno. Un primer ciclo de 3 años de enseñanza común para todos los estudios de las Ciencias de la Salud (Medicina, Odontología, etc.) para obtener la formación en las ciencias básicas, como son la Biología, Bioquímica, Biofísica, Bioestadística, Epidemiología, etc., que serían el soporte para un segundo ciclo también de 3 años con las materias propiamente odontológicas, como la Cirugía Bucal, Ortodoncia, etc.

La normativa europea exige una formación a tiempo completo de un mínimo de 5 años, pero en diferentes países de la UE, los estudios de Odontología duran 6 años, en los que el último curso se dedica fundamentalmente a la práctica clínica.

Pero desgraciadamente las expectativas de futuro son muy negras, en un país en ruina moral y económica, y carcomido “hasta la médula” por la corrupción en prácticamente todos los estamentos. Creo que nuestro reto será sobrevivir sin ser devorados por el imperio de la mediocridad.

DM.- ¿Cómo considera que debe implicarse un docente en la formación? ¿Considera necesario implantar un sistema obligatorio de formación continua como el que cuentan otros países de Europa?
Dr. C.G.E.-
Los docentes no sólo deben estar implicados, sino que tienen que estar comprometidos en defender a la Odontología para que alcance el máximo nivel científico y el respeto institucional para situar a nuestro país entre los más destacados del continente europeo.
Le pondré dos ejemplos de cómo se puede estar comprometido con la Odontología:

  1. En el año 2003 se estaba preparando la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) y en el Congreso de los Diputados se aprobó que la definición de Odontología es la que “trataba del diente y su anexo”. Esta maniobra orquestada por los enemigos de nuestra profesión buscaban limitar las competencias del odontólogo especialmente en el campo médico-quirúrgico.
    Yo fui a visitar al ponente de esta Ley en el Senado (un senador del PP de Zamora), para explicarle que la definición de Odontología era la que ponía la Ley 10/1986 que seguía la normativa de la UE. No fue nada fácil pero al final se consiguió, bajo amenaza de que reclamaría a los tribunales europeos, que el Senado cambiara este texto y de esta forma el Congreso de los Diputados aprobó que la definición de Odontología era la que estaba descrita en la Ley 10/1986.
  2. Hace pocos años algunas Universidades privadas (Universidad Europea de Madrid y la Universidad Internacional de Cataluña) organizaban cursos para obtener la Licenciatura en Odontología los fines de semana. Esta gravísima ofensa a la Odontología, menospreciando la formación que se debe dar a los alumnos, además incumplía la normativa de la UE. Yo denuncié este hecho al Consejo General de Dentistas y a las autoridades estatales de los Ministerios de Sanidad y Educación sin obtener ningún tipo de respuesta aceptable.
    El 18 de mayo de 2010 hice una denuncia de estos hechos a la Comisión Europea por infracción de la directiva 2005/36/CE relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales. El día 12 de septiembre de 2013 la Dirección General de Mercado Interior y Servicios de la UE me comunicó por escrito que tras las advertencias efectuadas, las autoridades españolas habían ordenado cerrar estos cursos. El escrito destacaba que el día 3 de junio de 2013, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte les había comunicado que este curso de adaptación del Grado de Odontología para los graduados o licenciados en Medicina en fines de semana alternos ya no se impartía.
    Esto es la demostración de lo que es estar comprometido con la Odontología, mientras las instituciones oficiales de la profesión, que deberían defenderla, no estaban ni implicadas.
    La obligatoriedad de seguir una formación continua de calidad es una exigencia en una Ciencia de la Salud como la Odontología, que se renueva y avanza de una forma muy rápida con el fin de garantizar que los odontólogos puedan ofrecer a sus pacientes la mejor asistencia sanitaria posible y así implementar tratamientos basados en la evidencia científica.
    Cuesta mucho comprender cómo la mayoría de dentistas (se calcula un 80%) no siguen ningún tipo de formación continuada reglada de calidad y a pesar de ello se les sigue permitiendo el ejercicio de la profesión.

DM.- ¿Qué labor están realizando para crear sinergias entre la Sociedad y las universidades? ¿Y con otras sociedades?
Dr. M.P.-
La relación entre SECIB y las Universidades siempre ha sido muy cercana. SECIB tiene sus orígenes en profesionales de la Universidad que hicieron la Sociedad para centrarse en los intereses en torno a la Cirugía Bucal. Desde siempre ha existido una estrecha colaboración entre los profesores universitarios de Cirugía Bucal y SECIB. En estos últimos años hemos impulsado jornadas conjuntas entre SECIB y las Universidades españolas.

DM.- En este Congreso donde se celebrarán los 25 años de la Sociedad, ¿podría avanzarnos cuáles van a ser las claves y las novedades del próximo congreso SECIB Sevilla? ¿Qué objetivos se han marcado? ¿Qué previsión de asistentes manejan para esta próxima edición?
Dr. M.P.-
En SECIB Sevilla se va a hablar de temas clásicos que siguen siendo actuales, como los avances en cáncer bucal o la cirugía periapical como procedimiento conservador. Se tratará de la regeneración ósea y el tratamiento en las grandes atrofias; los tejidos blandos en implantología; los nuevos diseños de implantes y tratamiento de superficies; cómo evitar las complicaciones en cirugía e implantología… Un programa rico, variado y actual sobre los distintos avances en la cirugía y la implantología. También tendrá lugar el primer día el III Congreso SECIB Joven, con participación de las diversas universidades españolas.

“SECIB Sevilla contará con un programa rico, variado y actual sobre los distintos avances en la cirugía y la implantología”, destaca el Dr. Miguel Peñarrocha, presidente de SECIB

Los objetivos de SECIB Sevilla son continuistas. Desde el punto de vista del conocimiento, mejorar la formación de los inscritos, facilitar la relación con los compañeros interesados en el mismo tema, y contribuir a defender sus derechos como profesionales y posibles futuros especialistas en Cirugía Bucal. Y Sevilla es un marco excepcional para avanzar en todo ello, disfrutando de una maravillosa ciudad. El congreso se va a desarrollar en una sede muy cómoda para pasar unos días con los compañeros de profesión.

La previsión es tener entre 800 y 1.000 inscritos, en un entorno muy agradable para congresistas, ponentes y compañías comerciales, que ayudan con su presencia a que podamos desarrollar congresos como SECIB Sevilla.

Descargar entrevista completa

También puede consultar el número 45 de DM-El Dentista Moderno.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta


  1. Responsable: DIGITAL NEWSPAPERS, S.L.
  2. Finalidad: Gestionar los comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de DIGITAL NEWSPAPERS, S.L., que es la empresa que provee el servicio de alojamiento web a eldentistamoderno.com, dentro de la UE. Puedes ver la política de privacidad de DIGITAL NEWSPAPERS, S.L. en la siguiente URL: http://www.eldentistamoderno.com/politica-de-privacidad/
  5. Derechos: Por supuesto tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.