Actualidad

 Future Thinking 

¿Hacia dónde irá la Odontología? A lo largo de las próximas líneas se realiza una introducción tecnológica sobre el futuro de la Odontología, una aproximación desde una visión basada en la Odontología de precisión y la digitalización con la que el autor invita al debate y la reflexión sobre lo que ocurrirá en la Odontología en los próximos años. Desde una visión y pensamiento de futuro.

Por Dr. Rafael Areses Gómez

Me pide mi amigo Imanol Donnay, amigo de buenas reflexiones sobre nuestro trabajo como dentistas, que escriba un artículo sobre “hacia dónde irá la Odontología” en estos próximos años. ¡Sólo eso! No me lo he pensado un minuto, pero reconozco que me obliga a ser responsable contigo, lector. Me obliga a ser especialmente preciso, alejarme de mis intuiciones personales e intentar hacer algo que sea relevante para ti que estás delante de este artículo. Para ti, estimado compañero que estás leyendo esto aquí y ahora. Future Thinking ¿Hacia dónde irá la Odontología? A lo largo de las próximas líneas se realiza una introducción tecnológica sobre el futuro de la Odontología, una aproximación desde una visión basada en la Odontología de precisión y la digitalización con la que el autor invita al debate y la reflexión sobre lo que ocurrirá en la Odontología en los próximos años. Desde una visión y pensamiento de futuro. ¿Quieres saber cuál será el futuro de la Odontología? ¿Quieres tener las claves de qué pasará en los próximos años en nuestra profesión? Pues si no crees en los adivinos, como por supuesto tampoco yo lo creo, deberás hacerte preguntas no equivocadas. Y eso se llama empezar por Future Thinking. Sí, pensamiento de futuro. Future Thinking es una metodología de estrategia basada en la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad, que te permite trazar escenarios probables. Pero no con respecto a lo que ha ocurrido en el pasado, no, sino muy por el contrario, con respecto a lo que te pueda suceder en el futuro. Y así es como se están proyectando las planificaciones en los laboratorios de ideas de las compañías que van hoy por delante en este mundo de 2022. 

“Debemos empezar a entender la relevancia de nuestra relación con el paciente desde un continuo digital” 

Los dentistas, como casi todos los humanos normales del planeta, estamos acostumbrados a hacer las predicciones al revés. Desde el pasado. Como nuestro trabajo es presencial, de contacto, y todavía somos quienes hacemos las propuestas a nuestros pacientes, seguimos proyectando nuestras previsiones de atrás hacia delante. Lo normal ¿no? Y desde dentro de la profesión. Sin embargo, los cambios de paradigma en nuestra profesión nunca se han producido desde dentro. Desde la sustitución masiva de dientes a través del desarrollo de la industria petroquímica con el caucho sintético a principios del siglo pasado, pasando por la química orgánica de la adhesión amelodentinaria, la biología de biointegración, la fiabilidad de movimientos dentarios basados en ciencia de datos…, los principales habilitadores tecnológicos de nuestra profesión han venido y lo más probable es que sigan viniendo desde fuera. 

Por eso en un primer enfoque a la pregunta de ¿qué ocurrirá en la Odontología en los próximos años?, sería útil observar el desarrollo actual en ciencia y, sobre todo, en su proceso de aplicación que conocemos como Tecnología, tal como nos enseñan las ciencias básicas y su utilidad cada día en Medicina, de la que somos parte inseparable como profesionales de la salud. 

“Lo importante no será si debes o no digitalizar tu clínica, sino cuándo y cómo. Para ti será importante el ritmo de tus inversiones financieras que van a hacer viable tu clínica a lo largo de todo ese complejo proceso” 

Nadie puede abarcar la enorme amplitud de la pregunta, así que haremos un dibujo de aquello que cuando miremos desde el futuro hacia este momento actual, no nos avergüence. De todo aquello que sean predicciones arbitrarias basadas en la intuición personal y sin la suficiente base científica. El límite temporal, 10, 15, 20 años; lo pones tú querido lector. Ésta es pues una introducción tecnológica, incompleta en todos los demás aspectos, especialmente en el estudio del modelo económico que ni siquiera abordaremos en esta ocasión. Ni en la geolocalización de dónde trabajamos, ni en la psicología… Sí, muy incompleto, donde sólo desarrollaremos dos áreas: 1.- Odontología de precisión; y 2.- Digitalización, con sus cuatro subáreas: 2.1.- Flujo Digital, 2.2.- Ciencia de Datos, 2.3.- Hibridación de sistemas, 2.4.- Realidad Virtual y 2.5.- Teleodontología. Ya te he dicho que, para este sencillo artículo, la clasificación tiene que ser incompleta, a menos que quieras que la convierta en una lista insufrible. Si además te parece algo arbitraria, habría muchas más, puedes discrepar abiertamente. Hazlo, por favor. 

Odontología de precisión 

La Odontología es una ciencia que persigue fiabilidad y precisión, por tanto, necesitamos métricas y predictibilidad en nuestros diagnósticos, planificaciones y tratamientos. ¿Cuál es hoy el criterio de éxito en un tratamiento? ¿Qué métricas establecen la precisión de un tratamiento realizado? ¿Tenemos la objetividad de alinear lo diagnosticado con lo proyectado y el tratamiento realizado? Es normal que los criterios de precisión sean cada día más restrictivos a medida que las mejores tomas de imágenes sirvan para comparar nuestras predicciones como, por ejemplo, en una rehabilitación quirúrgica y estética, con las imágenes finales. Porcentajes de precisión y error entre lo planificado y lo obtenido, es normal que sigan puntuando como tendencia hacia el futuro. 

Pero cuando hablamos de Medicina, y de Odontología en particular, seguimos refiriéndonos a Medicina Estadística. Cualquier tratamiento, fármaco o elemento se referencia a resultados porcentuales sobre muestras de población. La Medicina de precisión no es eso. Porque consideramos muy importante la precisión en Odontología, entendida como más arriba te he dicho, respecto a nuestras acciones, no en relación con el huésped, con nuestro paciente. Sin embargo, la mayor variabilidad en tus acciones está precisamente en eso, en la variabilidad de tu paciente. Así que los determinantes individuales, sus determinantes genómicos, serán relevantes en ese nuevo concepto de precisión. Teniendo en cuenta el huésped, al paciente, pero de verdad –es decir, en todo su entorno personalizado–, vamos teniendo cada día mayor acceso a su variabilidad personal. El genoma del paciente será determinante, en su código genético, pero también en las variaciones epigenómicas donde el entorno impacta en sus características fenotípicas. Y serán determinantes no

sólo para el diagnóstico, sino también para el resultado de su futuro tratamiento. La decisión de realizar un tratamiento del 90% de tasa de éxito en un paciente cuyo determinante genético sea inferior al 40% para ese tratamiento, aunque no lo estemos hoy valorando todavía en Odontología, no es nada que pertenezca el futuro de la Medicina. Se hace hoy en Oncología, Cardiología, Diabetes y Neurología. Y ¿a partir de cuándo lo incorporaremos nosotros? Pues a partir de que sea rentable la investigación y su prueba diagnóstica en relación con la viabilidad del tratamiento. Es decir, nos encontramos cada vez más cerca. 

Digitalización 

La digitalización del mundo no es un proceso fraccionable. Ocurre en todas las áreas de aplicación. Que en Odontología siga llevando un cierto retraso con respecto a otros campos de la Medicina donde la afluencia de datos hasta ahora fue superior, no invalida la afirmación de Marc Andreesen de que “el software se está comiendo el mundo”. Así que ahí tienes otra de esas líneas de Future Thinking que vamos a proyectar desde delante hacia atrás. 

Flujo digital 

La digitalización de todos los aspectos de la Odontología. No solamente en la toma de registros físicos, de escáneres de luz o radiográficos, y su integración con la fabricación de prótesis, que es lo que actualmente llamamos “flujo digital”, sino de todos los procesos que engloba la clínica dental. Todas las interacciones del paciente con la clínica van siendo cada día más digitales. Y aunque nos disguste aceptarlo porque implica inversión financiera y cambia nuestra forma de interactuar, tampoco es nada malo que vayamos entendiendo la relevancia de nuestra relación con el paciente desde un continuo digital. Que necesite estar punteado ocasionalmente por indispensables contactos presenciales no desvía la tendencia, sino que la ralentiza, pero la “visión desde ese otro lado” puede que nos conecte más a la realidad que nuestras proyecciones anteriores. 

De modo que no sólo en los tres momentos digitales actuales, que empiezan desde la búsqueda de la clínica, hoy basada en la web 2.0 y las descontextualizadas RRSS actuales, camino de una web 3.0 muy diferente; continuando en un segundo momento clínico de automatización parcial de procesos clínicos, así como en el entorno de los datos de gestión; para terminar en los NSP (Net Score Promoters) de evaluación posterior del tratamiento. Tres momentos discontinuos en lugar de un futuro de atención continua. Y no solo en determinados procedimientos clínicos, como en dispositivos de administración de anestesia, equipos de diagnóstico y dispositivos de tratamiento parcialmente digitalizados. Cualquier tendencia actual hacia la recogida de datos para automatizar procesos es una línea que termina en uno de esos puntos que unirás hacia atrás cuando mires este momento en el que ahora estás leyendo esto, desde el futuro. Y te haré una única reflexión económica, desde un presente donde volvemos a encontrarnos con una inflación 

de precios y una futura subida de tipos de interés, que tanto tiempo llevábamos olvidados. Desde este presente, piensa que todo lo digital es deflacionario, por lo que la disminución de costes en todos los procesos digitales hacia futuro tenderá a contraer cualquier futura inflación a lo largo de estos próximos años. Así que para ti lo importante no será si debes o no digitalizar tu clínica, sino cuándo y cómo. Para ti será importante el ritmo de tus inversiones financieras que van a hacer viable tu clínica a lo largo de todo ese complejo proceso. 

Ciencia de Datos 

Con un aumento exponencial en la toma de datos medidos en 80 Yottabytes para 2021, cuando las compañías miden sus datos en Petabytes y las instituciones en Exabytes. Cuando lo que ayer era Big Data hoy es Small Data y mañana será “datos insuficientes”, no es improbable que la Odontología tienda a incorporarse dentro de la Ciencia de Datos. Y la Ciencia de Datos conduce inexorablemente hacia la automatización de procesos. ¿Nos iremos automatizando más? Muy probablemente. Desde proyecciones de ocupación de agenda, reparto de recursos de los profesionales de la clínica, acceso de pacientes para primeras visitas en tiempo real. No es nada que no estén haciendo las compañías líderes en hostelería y entretenimiento en este momento, y que la endemia actual ha enseñado a los sistemas de salud. Todo aquello que tenga que ver con la información irá naturalmente más fluido. 

“No es improbable que la Odontología tienda a incorporarse dentro de la Ciencia de Datos; y ésta conduce inexorablemente hacia la automatización de procesos”

Y ¿nuestro trabajo? ¿Se automatizará del todo también nuestro trabajo? ¿Se robotizará? Y es que tenemos la costumbre de mirar las cosas en términos absolutos. Por eso necesitamos verlas desde nuestras coordenadas temporales. Necesitas enmarcarlas en el calendario de tu secuencia vital. Y por ello es probable que muchas cosas que vayan a pasar no terminen siendo determinantes para tu trabajo. Por eso nos importa saber en los próximos años a corto, no a largo plazo. Y la robotización para poder aplicarse al movimiento, y muy especialmente a los movimientos complejos de precisión como los que exige la Odontología, necesita de enormes cantidades de datos y muchos años de desarrollo. Cree a Rodney Brooks del MIT CSAIL, fundador de dos compañías (iRobot y RethinkRobotics) que han construido más de 30 millones de robots, y sabe lo que dice cuando se necesitan 20 años desde una aplicación de inteligencia artificial mecanizada, eso es un robot, a su realización mecánica real. Por tanto, movimientos complejos de precisión en Odontología, lo que entendemos por un robot que arregla los dientes de un paciente en un equipo dental, es algo que tú, mi estimado lector, deberías ir sacando de tu ecuación personal e irte centrando en cosas más útiles para tu vida real. Habrá cosas que te quiten algunas rutinas, pero es altamente improbable que seas sustituido del todo por ningún artilugio como R2P2, tal como se entienden desde el pasado los robots. Entiendes ahora aquello que te decía sobre Future Thinking, ¿verdad? 

Hibridación de sistemas 

Según los estudios de la compañía de dinámica de sistemas Forrester, el trabajo en remoto ha aumentado en Estados Unidos en un 74% durante el año pasado año, con unas previsiones mínimas de 24% para un 80% de compañías favorables, con un aumento de la productividad del 68% y un 10% en el agregado para los próximos años. Todos estos datos son controvertidos, pero no la tendencia, sin duda ascendente. Las regulaciones han impedido su implementación a esos niveles en Europa, pero no necesariamente su previsible evolución en los próximos años. ¿Qué relación puede tener la hibridación del trabajo en nuestra profesión que es tan decididamente presencial? Pues dibuja una línea hacia la comunicación híbrida, porque si lo presencial no puede ni tiene por qué desaparecer, aquello que no sea indispensablemente presencial, sí es más probable que se vaya hibridando. 

Teleodontología 

Eso se llama Telemedicina y ha aumentado un 2.000% en Estados Unidos durante 2020 con una previsión de 130.000 millones de dólares para los próximos cinco años. Telemedicina no es hablar por Zoom o FaceTime con un paciente; es el acceso a toda su información en texto e imagen médica en tiempo real, en cuanto se disponga de ancho de banda suficiente. Es automatización de la información relevante del paciente a medida que va hablando, capturada por algoritmia de NLP (Natural Language Processing). 

Los avances más relevantes en Inteligencia Artificial (AI) en este momento son redes neurales GPT3 aplicadas a NLP y reconocimiento de imágenes como Dall-E, u Open AI Clip, que manejan miles de millones de parámetros. Lo que sabíamos de AI hasta 2018 es pura anécdota en relación con lo que hemos aprendido y desarrollado en estos últimos tres años. Que a la Odontología esto no haya llegado todavía, sólo quiere decir que nos sorprenderá cuando en unos años su implementación sea posible. Del mismo modo que no es fácil entender cómo se puede desarrollar una vacuna ARNm por código en 6 meses debido a la investigación subyacente, también será difícil entender aquello que se puede alcanzar en ingeniería debido a investigación actual subyacente. Pero que muy probablemente afectará a nuestra futura relación integrada con el paciente de una manera que en este momento, por supuesto, desconocemos. 

Realidad Virtual 

Otro aspecto de la hibridación ha sido hasta ahora casi irrelevante: la realidad virtual (VR) y sus variantes, la realidad aumentada (AR) y la realidad virtual mixta (MVR). La computación limitada de nuestros ordenadores tanto en clínica como domésticos, así como los anchos de banda, los han hecho todavía no viables por el momento. ¿Cuándo será viable el desarrollo comercial de VR? Hoy ya existen congresos en VR en ingeniería, aunque en estado embrionario. A medida que nuestros procesadores se adapten a las nuevas arquitecturas de hardware ya diseñadas, ¿de verdad que todavía crees que podremos prescindir de una experiencia inmersiva lejos del lugar donde se produce? En formación, en simulación operatoria y quirúrgica, en asistencia en remoto, VR está a la espera cuantitativa del desarrollo de hardware, todo lo lejos que las nuevas formulaciones de la ley de Moore alcancen. Metaverso es una promesa hoy muy difícil de cumplir, incompleta en factores decisivos, quizá superior en muchos otros. Lo que hoy es una pretensión de futuro, en unos años será algo que podamos evaluar. Hacer conclusiones sobre algo que todavía no hemos ni empezado, es sencillamente irrelevante en este momento. 

Y me detengo al llegar aquí. Podríamos estar debatiendo sobre “¿hacia dónde va la Odontología?” que es “hacia donde va la tecnología aplicada, aunque en algunos aspectos a su natural y adaptativo ritmo”. Hemos intentado hacer un sencillo dibujo de qué es lo improbable que no suceda, frente a lo que nadie sabe que vaya a suceder. No podemos incluir todos los factores de la ecuación, tan sólo algunos. Eso sí, cada aspecto aquí nombrado puede abrir una nueva ventana de mayor debate. Espero, querido compañero, que al menos hayas pasado un rato entretenido y esto te haya podido servir de algo.

Descargar artículo completo

También puede consultar el número 64 de DM El Dentista Moderno

Más noticias

Mesa sobe nuevas tecnologías
Portada

El Congreso de Cirugía Oral e Implantología, celebrado en Almería entre los días 9 y 11 de junio, cierra su XVIII edición con éxito a nivel de asistencia y de aportaciones científicas. 

Material dentista pexels daniel frank 305566
Actualidad

Insistieron en la urgente necesidad de crear una norma que regule la publicidad de los servicios y prestaciones/actividades sanitarias.

Material de proteccion
Actualidad

Fenin valora muy positivamente esta prórroga aprobada por el Gobierno canario, ya que permitirá continuar aplicando el IGIC al 0% a determinados productos que impactan directamente en la salud de la población.

Web ereceta fotoConsejo
Actualidad

El Sistema de eReceta Privada está impulsado por los Consejos Generales de Colegios de Dentistas, Farmacéuticos, Médicos y Podólogos

HIDES ELA
Actualidad

KEEP SMILE es el único grupo de Responsabilidad Social de Higienistas de España y está avalado por la IFDH (International Federation of Dental Hygienist) desde 2017.

Innovacion tecnologia odontologia
Actualidad

Las empresas de tecnología sanitaria, biotecnología y salud, entre otros sectores. pueden presentar sus solicitudes para recibir estas ayudas del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

270622 rp cministros2
Actualidad

El presidente del Consejo General de Dentistas, el Dr. Óscar Castro Reino, apunta que “el Gobierno va a destinar 44 millones de euros para el Plan de Salud Bucodental Estatal para todos los ciudadanos y 40 millones en rescatar a una única empresa privada que tiene 200 clínicas por todo el país. No es un reparto equitativo en absoluto”.

Premios consejo
Actualidad

Los galardonados son: el Dr. Juan Manuel Seoane Lestón, Premio Santa Apolonia 2021; el Dr. Fernando Autrán Mateu, Premio Dentista del Año 2021; Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia, Premio Juan José Suárez Gimeno, Fomento de la Salud Oral 2021; y Cuídate Plus, Premio José Navarro Cáceres 2021.

Revista DM Dentista Moderno

Buscador

Empresas destacadas