Reconstrucción de los dientes posteriores tratados endodónticamente: técnica adhesiva

2649
Compartir

Giovanni Tommaso Rocca
MD. Chef en clinique, Lecturer. Unite de Terapie Conservatrice et Endodontie, Section de Medecine Dentaire, Universite de Geneve.

Ivo Krejci
DMD. Professeur et Responsable de l’Unite de Terapie Conservatrice et Endodontie, Section de Medecine Dentaire, Universite de Geneve.

En el pasado, durante millones de años, la esperanza de vida media del hombre estaba comprendida entre los 30 y los 40 años, por lo que se podría especular con que los dientes estuvieran evolutivamente diseñados para ser funcionales durante este periodo de tiempo. Sin embargo, especialmente en el último siglo, la esperanza de vida ha aumentado drásticamente y, en la actualidad, supera los 80 años en los países desarrollados. Por este motivo, se han incrementado los esfuerzos que debe soportar el diente en términos de resistencia a la fricción, abrasión y erosión, suponiendo esto un impacto considerable en la odontología restauradora, cuyo principal objetivo es mantener funcionales y en buen estado los dientes de los pacientes durante todo su ciclo de vida. Cuando se procede a realizar una terapia conservadora a la edad de 6 o 7 años en un diente permanente, el tratamiento tendría que seguir siendo funcional durante unas 7 u 8 décadas. Desafortunadamente, a pesar de utilizar los mejores materiales y de aplicar las técnicas reconstructivas más evolucionadas, todavía no se ha podido lograr una longevidad media de las restauraciones de 70/80 años1. Por lo tanto, es necesario mejorar mediante un enfoque restaurador moderno las técnicas de sustitución y reparación de terapias anteriores conservadoras2. Dado que la sustitución y reparación de restauraciones anteriores significa el sacrificio de una porción del diente residual, es fundamental reducir el número de intervenciones requeridas, aumentando así la longevidad de cualquier tratamiento reconstructivo mediante la implementación de la calidad y procediendo según las reglas de la mínima invasión, evitando así la eliminación innecesaria de estructura dental. La odontología mínimamente invasiva se centra en las técnicas conservadoras primarias, tales como las obturaciones preventivas y pequeñas obturaciones adhesivas directas, pero es importante insistir en el hecho de que los principios de la mínima invasión no sólo se apliquen a las restauraciones primarias, sino también a todo el espectro de intervenciones de retratamiento tales como terapias conservadoras o, sobre todo, la reconstrucción de dientes desvitalizados.

1.a) Imagen inicial del diente 15 desvitalizado. El primer premolar se extrajo por razones ortodónticas. b) Se ha limpiado la cavidad. La parte distal de la resina de reconstrucción pre-endodóntica se ha mantenido con el fin de evitar la necesidad de una preparación subgingival. c) Mediante rayos X se ha comprobado el espesor de la pared mesial. d) Aspecto brillante de la cavidad después de la aplicación del sistema adhesivo.
1.a) Imagen inicial del diente 15 desvitalizado. El primer premolar se extrajo por razones ortodónticas. b) Se ha limpiado la cavidad. La parte distal de la resina de reconstrucción pre-endodóntica se ha mantenido con el fin de evitar la necesidad de una preparación subgingival. c) Mediante rayos X se ha comprobado el espesor de la pared mesial. d) Aspecto brillante de la cavidad después de la aplicación del sistema adhesivo.

La mínima invasión sólo puede obtenerse mediante técnicas adhesivas, ya que la adhesión permite lograr una buena retención sin tener que recurrir a microrretenciones o elementos de fricción, que sólo se pueden obtener mediante intervenciones que implican la eliminación de más tejido del elemento dental. Además, las restauraciones adhesivas no logran sellar la cavidad con precisión, minimizando la penetración bacteriana. Según esta perspectiva, la reconstrucción adhesiva de los dientes es un ejemplo excelente de cómo la adhesión puede cambiar radicalmente el enfoque terapéutico.

Con las técnicas convencionales basadas en la microrretención y la fricción, el recubrimiento mediante una corona protésica del diente desvitalizado era un procedimiento casi obligatorio para proteger la estructura restante del diente y para evitar el riesgo de fractura. Para obtener la adecuada retención de la corona era necesaria también una reconstrucción pre-protésica. La gran capacidad de adherencia de los sistemas adhesivos más recientes está cambiando gradualmente este dogma y es el momento de reconsiderar cuáles son las verdaderas indicaciones para el recubrimiento con coronas y la inserción de pernos intrarradiculares. Los siguientes casos muestran los cambios de paradigma en el campo de la terapia reconstructiva de dientes desvitalizados mediante técnicas adhesivas directas e indirectas sin necesidad de insertar pernos intrarradiculares y evitando así procedimientos restauradores que serían más invasivos para el elemento sujeto del tratamiento.

Continúa…

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta


  1. Responsable: DIGITAL NEWSPAPERS, S.L.
  2. Finalidad: Gestionar los comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento.
  4. Destinatarios: Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de DIGITAL NEWSPAPERS, S.L., que es la empresa que provee el servicio de alojamiento web a eldentistamoderno.com, dentro de la UE. Puedes ver la política de privacidad de DIGITAL NEWSPAPERS, S.L. en la siguiente URL: http://www.eldentistamoderno.com/politica-de-privacidad/
  5. Derechos: Por supuesto tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.